Inicio otras noticias Al campo no le cierra por ningún lado el proyecto de ley...

Al campo no le cierra por ningún lado el proyecto de ley Agroindustrial que lanzó el Gobierno

La presentación del Gobierno fue con bombos y platillos porque el nombre del proyecto ameritó toda la parafernalia peronista. «Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador”. Un rótulo así sonó tan tentador que provocó la reaparición de la vicepresidenta Cristina Kirchner en la Casa Rosada luego de la explosiva carta contra el presidente Alberto Fernández, tras la derrota postPASO.

Para el jefe de Estado, este proyecto de ley «es el resultado de escucharnos y buscar puntos de encuentro, y ver cómo conciliamos intereses». El mensaje al campo no fue otro que tratar de acercar posiciones -ahora que se perdió la elección-, y flexibilizar el cepo a la exportación de carne, viendo que el futuro inmediato no aparece tan benévolo para el Frente de Todos.

El jueves fue el primer encuentro entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner tras la dura derrota electoral en las PASO de septiembre.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias destacó el avance de estos proyectos legislativos siempre y cuando generen previsibilidad en el largo plazo.

Es decir, que tengan la suficiente credibilidad para un sector económico que «trabaja con ciclos naturales que no se pueden alterar y sufre los cambios de políticas públicas continuamente», además de las «conductas que imponen los consumidores argentinos y las reglas del comercio mundial».

Para decirlo en criollo, los ruralistas no creen que este proyecto de ley agroindustrial le devuelva al campo los mercados externos cerrados, ni les dé un marco fiscal a las economías regionales que muchos dólares aportan al PBI. Y lo dicen claramente.

APORTE MENOR

El proyecto «no es más que un aporte menor de ideas elevadas al Poder Ejecutivo para que se transformen en ley destacando que, son solamente medidas de fomento e incentivos para ciertas actividades que dependen de muchas pautas de cumplimiento y de presupuestos que no está establecido ni quien las regulará».

Para generar este marco, los dirigentes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Federación Agraria (FAA), Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) aspiran a lograr que la Argentina tenga algún día una ley agroindustrial «que englobe a todos los sectores involucrados y por la cual hoy estamos integrando la iniciativa del Consejo Agroindustrial Argentino donde perseguimos el objetivo de hacer aportes, desde las entidades de productores y participando de las mesas de trabajo conformadas en ese ámbito».

El cepo a las exportaciones de carne provocó un impacto negativo en la economía argentina tan necesitada de dólares genuinos.

La CEEA cree que para revertir la situación actual de pobreza y marginalidad que, según los datos que el Indec difundió el jueves, llegó al 40 por ciento de la población, se necesitan al menos tres puntos básicos como para encarar una verdadera ley que encienda el motor de la economía:

  1. Reglas claras con las premisas fiscales de reducción de los derechos de exportación hasta su eliminación para todas las actividades agroindustriales y economías regionales.
  2. Operar con un único tipo de cambio bajo propuestas sectoriales de crecimiento sostenible de producción y exportación con mayor valor agregado.
  3. Regímenes especiales de inversión con amortización acelerada.

Estos puntos fueron también transmitidos a los gobernadores provinciales en diferentes reuniones que ambos sectores mantuvieron para dialogar acerca del impacto negativo que causa el cierre de exportaciones para la Argentina.

Artículo anteriorSi trabajás en la cama, buscá comodidad
Artículo siguienteEl nuevo liderazgo y el rol de la comunicación