Inicio Política/Economía Criptos, vivencias de un minero

Criptos, vivencias de un minero

Las criptomonedas se han instalado definitivamente en el mundo de las finanzas. Ya no son sólo una opción para raros inversores con cierto perfil tecnológico, aunque distan de ser masivas. Quizás su Talón de Aquiles sea la extrema volatilidad de su cotización, que fascina en los momentos de alza y aterroriza en las bajas, como una montaña rusa sin cinturones de seguridad.

Todo esto se sabe ya y es parte del mundo de las criptomonedas. Lo que no es tan común es toparse con lo que en la jerga se denomina un ‘minero’, la persona que ‘mina’ o produce criptomonedas a partir de una red de computadoras propias.

El movimiento, algo subterráneo, es expansivo. Cada vez son más en la Argentina. Christian Buteler, experto en finanzas, hace un par de meses que tomó el pico y la pala virtual y se lanzó al negocio de minar criptomonedas. Por ahora eligió la producción de Ethereum, atraído por su alta rentabilidad.

¿Por qué elegiste esa?

Por la relación de lo que pagaba en cuanto a las placas que uno coloca, era una buena relación. Por el momento sigue andando bien.

¿Cómo explicarías el negocio de minar criptos?

Tenés que armar un rig con placas de video que sirven para minar. Te asociás a un pool minero para el cual vas a minar. Ese pool minero es el que te paga por tu producción. Hay distintos pooles. Algunos pagan semanalmente, otros diariamente, unos pagan un poco más y otros un poco menos. Uno tiene que ir buscando cuál conviene más, cuál paga mejor. Ellos acreditan semanalmente lo que uno minó y después el minero lo puede dejar ahí o pasarlo a su wallet (billetera), y de ahí negociarlo y pasarlo a alguna plataforma adonde se pueda negociar la criptomoneda. Ahí la pasas a dólares, a pesos o a otra cripto si querés.

¿Cuál es la ganancia de los pooles?

Ellos pagan y descuentan un porcentaje de la producción minada, eso se lo quedan y es su ganancia. No todos pagan lo mismo. Yo hago esto con un socio que es el que más conoce la parte técnica.

¿Qué inversión tuviste que hacer para arrancar?

Ese es otro tema. Ahí hay que ir buscando, hay muchos precios, muchos tipos de placas distintas. Estamos hablando de un promedio de 1.800 dólares por placa. Son placas especiales para minar. A eso hay que agregarle el resto del hardware. Para comenzar con una placa sola habría que pensar en 3.000 dólares. Después le vas agregando placas.

¿Con cuántas placas hay que arrancar para que el minado sea negocio?

Podés arrancar con una sola. A vos esto te paga cierta cantidad de Ethereum por semana o por día. Uno hace la conversión en dólares para saber en cuánto tiempo se termina recuperando el capital invertido. La clave de esto es el costo que se paga en el armado pero también el precio de la cripto. No es lo mismo si vale 1.500 dólares a que si cotiza a 3.000. A vos siempre te van a pagar la misma cantidad de criptos, pero si vale más la recuperación de la inversión la vas a poder hacer en menor tiempo.

¿Tuviste que hacer alguna instalación especial? ¿Usás cables más gruesos?

No. Con las instalaciones normales se puede. Estamos hablando de una minería pequeña, no estoy hablando de una gran estructura. La clave es no meter demasiadas placas juntas porque levantan calor. Eso sí es un tema que hay que manejar. Al rig se lo puede armar con 10 placas, pero si ponés una al lado de la otra van a levantar mucho más calor y reduce el rendimiento de producción. Eso es algo a tener en cuenta.

¿Calculaste el consumo de electricidad?

El consumo no es alto. Equivale a un aire acondicionado. Si tenés trabajando entre 4 y 5 placas, ese es el nivel de consumo.

Inversión inicial requerida: U$S 3.000

¿El equipo tiene que estar encendido todo el día?

Todo el día encendido.

¿Cuán grande pensás que es la comunidad minera argentina? ¿La gente se sube a este tipo de emprendimientos con las cripto?

La verdad es que al mostrar mi experiencia en las redes me llegaron comentarios de muchos que están en lo mismo. No sabría calcularlo, pero he visto que hay gente de todos los rubros en esto. Hay todo tipo de gente, con ocupaciones diversas, que se han animado.

En tu caso tenés un socio con conocimiento de la parte tecnológica. ¿Podés arrancar si no tenés idea en esa área?

Honestamente por ahí se requiere para la puesta a punto, para encontrar el mejor punto de rendimiento de la placa. Ahí necesitás de alguien que técnicamente sepa, al igual que para el armado de la máquina. Lo que más se necesita es alguien que le pueda sacar el mayor jugo a la placa. Después el mantenimiento es inexistente. No hay un mantenimiento especial, que obligue a estar sobre eso para que siga rindiendo.

¿Se consiguen las placas?

Es todo material importado pero se consigue. Hay muchos precios y mucha variedad de placas. Es fundamental ver qué placa rinde más y hacer la ecuación costo-beneficio. Por ahí las placas nuevas, las que más rinden, salen mucho más caras y cuando sacás la cuenta, entre la inversión y el rendimiento a veces te conviene una placa que no es tan avanzada. Rinde menos pero el costo de inversión sigue conviniendo.

Artículo anteriorCircuito homenaje a Alberto Olmedo
Artículo siguientePhilips Hue + Spotify, la alianza digital entre iluminación y música